Madrid ejecuta un programa de compra pública de innovación de más de 3,9 millones de euros

La ciudad asume así el liderazgo nacional en este terreno. Son nueve proyectos, sufragados mediante inversiones financieramente sostenibles, centrados en la mejora de la calidad del aire, la incorporación de tecnología en los servicios públicos y la accesibilidad

Madrid lidera la inversión municipal ejecutada en compra pública de innovación en España con la aprobación al término de 2018 de nueve proyectos por importe de 3,9 millones de euros, sufragados mediante inversiones financieramente sostenibles.

Son iniciativas todas centradas en áreas claves para el Ayuntamiento como la calidad del aire, la incorporación de tecnología en los servicios públicos o la accesibilidad.

Se dividen en dos bloques: compra pública precomercial, servicios de I+D para desarrollar prototipos de interés para Madrid, y compra pública de tecnología innovadora, es decir, aquella que contribuye a mejorar la prestación de los servicios municipales, aplicando tecnología sensiblemente mejorada o completamente novedosa.

El Ayuntamiento aprovecha la posibilidad pionera, abierta por la nueva ley de contratos, de hacer consultas preliminares al mercado.

Es decir, dar a conocer sus necesidades para que las entidades comprometidas estrechamente con la innovación propongan sus soluciones.

Se establece así un diálogo transparente entre las partes para determinar qué soluciones son viables, cuáles son las ventajas que aporta cada una de ellas y, si resultan rentables, iniciar un procedimiento de contratación adecuado.

El estímulo a la demanda de la I+D+i desde la compra pública
La inversión en I+D+i es una de las claves para desarrollar una economía basada en el conocimiento.

En Europa existe un déficit de transferencia de los resultados de la I+D a la economía real en forma de nuevos productos, servicios o procedimientos que tengan éxito en el mercado.

Así, España ocupa el undécimo lugar del mundo en investigación mientras que baja al puesto 28  en innovación (Indicadores del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación. Ed. 2017, FECYT).

Es decir, existe un desfase muy importante entre la capacidad de investigación, de adquisición de conocimiento, y la aplicación práctica  de la innovación a la solución de problemas.

La compra pública de innovación es una política activa que persigue la incorporación de la innovación a los servicios públicos con un doble objetivo: aumentar su eficiencia y eficacia, y  apoyar  la comercialización de las soluciones innovadoras de las empresas del ramo.

De esta forma, las Administraciones Públicas mejoran la prestación de sus servicios y se convierten en clientes en una fase temprana de la vida de los productos, ejerciendo de ejemplo y atractivo para facilitar su lanzamiento al mercado.

Para Luis Cueto, coordinador general de Alcaldía, la aprobación de estos proyectos constituye un hito para la incorporación de la compra de innovación a los procesos de contratación del Ayuntamiento de Madrid.

“Llegar hasta aquí ha supuesto un gran esfuerzo porque había que preparar una estructura jurídica y técnica capaz de soportar estos procesos de contratación. Lo hemos hecho e iniciado un camino al que cada vez se suman más Administraciones Públicas”.

“Para el Ayuntamiento -prosiguió- una meta irrenunciable es el desarrollointeligente de las ciudades, contemplado en la Agenda 2030”.

Sostenibilidad, movilidad, servicios públicos…
Dentro del primer apartado -compra pública precomercial- se encuentra un sistema de medición de calidad del aire que permite cuantificar las partículas inferiores a 2,5 micras.

Aunque no existe actualmente una normativa  con los valores mínimos en el caso de estas partículas, algunos estudios médicos revelan sin embargo su impacto en la salud.

Con este proyecto se van a realizar estudios  que permitirán adaptar más fidedignamente los límites de contaminación a la protección de la salud ciudadana.

En este mismo capítulo, se enmarca también la compra de un proyecto para utilizar seres vivos -microorganismos, animales, plantas-, sensibles a los niveles de contaminación, para realizar una evaluación de la calidad del aire más económica y que permita llegar a más puntos de la ciudad.

Hay que tener en cuenta que Madrid tiene una red de 26 estaciones remotas que utilizan una tecnología muy precisa y costosa para realizar esas mediciones.

Dentro del segundo bloque, compra pública de tecnología innovadora, una de las propuestas aprobadas consiste en ensayar una tecnología de biofiltros para depurar el aire expulsado por las chimeneas de ventilación de Calle 30, utilizando también organismos vivos -bacterias, hongos, etcétera- para limpiar ese aire sin la utilización de productos químicos que generen residuos peligrosos.

Otra iniciativa enlaza con la apuesta por la movilidad eléctrica, con la instalación en La Nave de un sistema de recarga con energía renovable para vehículos eléctricos, dotado de baterías que acumularán la energía generada cuando no haya consumo.

Su novedad radica principalmente en que utiliza la energía generada localmente y al mismo tiempo almacena la sobrante para alimentar los postes de recarga eléctricos.

Con esta aprobación, el Ayuntamiento, a través de la Dirección General de Innovación y Promoción de la Ciudad, dependiente de la Coordinación General de Alcaldía, da un fuerte impulso al programa de compra pública, lanzado en 2016, que ya suma iniciativas como el contrato, aprobado el pasado año, para la realización de un sistema de traducción automática del lenguaje de signos que elimina las barreras de comunicación para las personas con discapacidad auditiva.

Nuevas consultas preliminares al mercado
La nueva ley de contratos prevé un nuevo procedimiento especialmente idóneo para la compra de innovación, denominado consulta preliminar al mercado y consistente en publicar las necesidades del comprador público para sondear las soluciones que ofrecen las entidades innovadoras.

El Ayuntamiento de Madrid va a utilizar este procedimiento para configurar el programa de compra pública de innovación del año 2019 y siguientes, lanzando en el primer semestre un conjunto de consultas preliminares de mercado.

Por primera vez se publicarán en español e inglés para impulsar la participación de organismos de investigación y empresas internacionales.
 
Vector de infografía creado por vectorpouch - www.freepik.es

Fuente: diario.madrid.es

Smart City
Comparte esta noticia en Redes Sociales: